close
Recursos

Cómo disfrutar cada día de la semana

o cómo dejar de odiar los lunes

A través de Nóminas viajeras, quiero conciliar tu “yo viajero” con tu “yo trabajador”. Esto conlleva un cambio de mentalidad, es decir, empezar a pegarse con uno mismo. Lo primero que hay que hacer son las paces con el trabajo. ¿Y si empezamos por algo sencillo como dejar de poner etiquetas a los días de la semana? Si digo que tu día favorito es el sábado y el peor el lunes ¿me equivoco mucho?

Concilia-tu-yo-trabajador-viajero

En el imaginario de un trabajador, por norma general, el sábado es el día libre por excelencia, mientras que el lunes, es el día del que uno se queja desde el domingo. Yo no tengo día favorito de la semana ni odio los lunes, o mejor dicho, trabajo en que así sea. Creo que es una cuestión de perspectiva.

¡Que vivan las contradicciones! Está probado que el día que peor llevamos la jornada laboral es el martes. Por un lado, ya estamos concentrados en el trabajo y por otro, el fin de semana está muy lejos. Entonces ¿por qué no odiamos al martes? Puede ser, porque no hay una campaña mediática en contra, ni todo el mundo pide a gritos dormir y/o cafeína por todas partes. Otro caso, madrugar, que es un incordio cuando al día siguiente no vamos a la playa, sino a trabajar. O el viernes, que nos sentimos más felices aunque madrugamos (a veces más) y trabajamos igual que cualquier otro día. O el domingo, que he visto a amigos sacar la agenda del curro a las 12 de la mañana para ver qué tienen programado para el lunes. ¡Que aún tienes el domingo entero por delante!

Por  tanto, parece que tenemos la mente demonizando al lunes injustamente y al fin de semana (viernes y sábado), totalmente idolatrado. Preveer que el lunes será malo es mucho preveer y desear el sábado desde el martes, no es sano. Y ¿quién no ha perdido la cuenta de en qué día está? 

calendario semana

Necesitamos un poco de equilibrio. Está claro que el lunes cuesta y que el sábado es una alegría, pero para dejar de agobiarte y afrontar la semana de forma más positiva, igual te resultan útiles estos consejos que estoy poniendo en práctica y que a mi me van genial:

  • Vivir los días uno a uno para evitar la ansiedad y por tanto, que la semana se haga más larga. Si desde el lunes vivimos pensando en el sábado o en el día X que nos vamos de viaje, las horas hasta esa fecha se harán eternas. Sé más consciente de tu día a día, saca lo positivo y si todo sale mal, yo recomiendo hacer algo que te guste antes de ir a dormir: cenar algo rico, darte un baño, ver una peli, sacar al perro, lo que sea.
  • No encasillar la vida en días, podemos hacer mini escapadas a diario y madrugar un domingo, no hay reglas.
  • Dar una oportunidad a cada lunes, o la idea de que es malo se quedará fijada en nuestra cabeza. Muchos lunes son malos sólo de “boquilla” pero no nos han hecho nada. Es más, ¡qué ganas de empezar la semana enfadados! ¿no?
  • Tener en cuenta que madrugar, en sí mismo, no es malo y lo hacemos prácticamente todos los días del año. Una razón por la que a mí cada vez me cuesta menos esfuerzo levantarme pronto, es porque me cunde más la jornada. Hay personas que van al gimnasio antes de entrar a trabajar y lo hacen porque quieren (yo lo máximo que he hecho es ponerme una cita médica a las 8h. y a las 9.30h. estaba en la oficina).
  • Reflexionar sobre los mensajes en los medios. Hay veces que escucho la radio de camino a la oficina y  parece que estamos en guerra: “¡A por el lunes!”, “¡No dejes que pueda contigo!” O me agobio con las prisas del viernes: “¿Ya lo tienes todo preparado para el festival “tal”?”, “Estás a punto de salir de la ofi, ¿cómo va esa maleta?” Estos mensajes condicionan nuestro estado de ánimo, al menos el mío. Y mientras los lunes, “estamos de lunes”, los viernes estamos on fire. Con las redes sociales también hay que filtrar. Si no paras de ver imágenes, chistes y comentarios negativos de tus amigos, tu familia, tus compañeros… esos ánimos que tenías al despertarte desaparecerán. Si tienes un buen día, lo tienes y punto.

Y para empezar a cambiar el chip, creo que suficiente. ¿Odias los lunes? Cuéntanoslo en un comentario.

Tags : aprovechardias de la semanalunesmadrugartrabajarviajar

Deja tu comentario

Los datos de tu correo electrónico no serán publicados