close
DestinosEuropa

Imprescindibles de Sintra

Descubriendo un santuario real

Las semanas anteriores al Día del Trabajador me gané bien el sueldo y el deber de celebrarlo. El lanzamiento de la nueva imagen de marca de mi empresa nos tenía, al equipo y a mi, totalmente absorbidos a la par que entusiasmados: horas extra, eventos de presentación, prisas, retrasos, estrenos… Lo habitual en estos casos. La cabeza no me daba para más y estaba claro que necesitaba un viaje. Decidí aprovechar el puente de mayo para volver a Sintra.

Este antiguo santuario real ubicado en la Sierra volcánica de Sintra-Cascais, declarada Patrimonio de la Humanidad, se encuentra a media hora de Lisboa y a algo menos de la playa. Este municipio alberga además de la ciudad de Sintra, un compendio de lugares mágicos que te harán sentir como en “El señor de los anillos”. Solo faltan los elfos.

Paisaje Sierra Sintra

Paisaje de Sintra

Lo primero que debes saber es que en Portugal son muy típicas las aceras y caminos de piedras por lo que te recomiendo un buen calzado. Además, en Sintra todo es cuesta arriba y cuesta abajo, no hay más. Una vez llegues, me olvidaría del coche debido a los accesos restringidos (también en el centro histórico de Sintra) y utilizaría los autobuses públicos (434 y 435) que te llevarán a todas partes por unos 5€ ida y vuelta.

Para visitar los imprescindibles de Sintra necesitarás entrada. En la oficina de información podrás sacar todas juntas con un descuento del 10%. Puedes comprarlas allí cuando llegues.

¿Qué no debes perderte en Sintra?

  • Centro histórico y Palacio Nacional: 

Sintra se divide en dos zonas: una parte más baja donde está el Ayuntamiento y una más alta considerada el centro histórico (puedes moverte a pie entre ellas), cuyo protagonista es el Palacio Nacional. Es el más visible de todos los palacios de la zona. Está ubicado en la plaza principal con unas vistas privilegiadas a la sierra y tiene dos grandes chimeneas blancas, no te pasará desapercibido.

Palacio Nacional

Si visitas el interior, te llamarán la atención sus paredes azulejadas. Lo curioso de estos azulejos es que la mayoría provienen de Sevilla y forman parte de una de las mayores colecciones de azulejos hispano-moriscos de Europa. Al salir, recorre las pequeñas calles laberínticas del centro llenas de miradores, puestos, restaurantes y tiendas de artesanía con multitud de objetos hechos con corcho, desde un imán a una mochila.

Vistas del casco antiguo de Sintra

  • Quinta da Regaleira:

Este jardín laberíntico es, para mí, la maravilla de Sintra. Fuimos a pie ya que está ubicado muy cerca del centro, siguiendo la carretera que sube junto a la oficina de información. Tras seguir una muralla encontrarás el acceso. Nada más llegar, los ojos apuntan al Palacio, edificio principal del recinto, que se puede visitar por dentro, pero que aunque parezca mentira, no es la principal atracción de la Quinta da Regaleira.

Palacio del Parque da Regaleira

Ni siquiera el ‘Lago de la Cascada’ con su puente elevado y su cueva interior de la que no sabes por donde vas a salir, o la Torre da Regaleira a la que puedes acceder desde una gruta y aparecer en un mirador.

Su atractivo principal está en el ‘Poço Iniciático’, llamado así por su relación con los rituales de iniciación masónicos. Está conectado con varios lugares del jardín como el Lago de la Cascada antes mencionado. Y como curiosidades, contarte que es un pozo sin agua metido en la tierra por el que puedes bajar o subir sus escaleras en espiral a través de 9 pisos que distan entre ellos 15 escalones, ni uno más ni uno menos. Cada círculo de cada piso dicen que puede asociarse a los círculos del infierno, el paraíso o el purgatorio. En la base encontrarás una flor de lis incrustada en un escudo templario.

Pozo Iniciático

  • Palacio da Pena:

La máxima expresión del Romanticismo del s.XIX en Portugal son el Parque y el Palacio de la Pena. El nombre no hace justicia a la residencia de verano real más alegre y colorida que yo haya visto, ni al entorno verde y frondoso, escondite de lagos, jardines o grutas.

Palacio da Pena

El bus 434 que puedes coger yendo hacia la Quinta da Regaleira, te deja en la entrada principal, la más cercana al palacio. Ten en cuenta que va mucha gente, mi consejo es que llegues pronto para ver el interior y luego te tomes tiempo para ver el exterior. Hay una terracita para hacer un descanso y tomar algo muy recomendable, es económica y las vistas preciosas. Después aprovecha para hacer alguna de las muchas rutas (algunas específicas para personas con movilidad reducida) que fluyen alrededor. Nosotros hicimos la que pasa por los principales puntos de interés y nos dejamos llevar por senderos de cuento que iban apareciendo. No te pierdas el Valle de los Lagos o Templo de las Columnas.

Terraza-Palacio-Pena

Terraza del Palacio da Pena

  • Castelo dos Mouros:

Esta fortaleza construida alrededor del s. VII ha visto mucha historia y a punto estuvo de convertirse en un montón de ruinas. De no ser por Fernando II de Portugal, quien tras comprárselo al ayuntamiento de Sintra inició obras para reconstruirlo, no podríamos disfrutar de esta muralla con vistas espectaculares de la sierra y el océano Atlántico.

Castelo dos Mouros

Para llegar seguimos las indicaciones desde el Palacio da Pena, es un paseo cómodo en medio de la naturaleza. Si vas desde el centro, el mismo bus 434 que te llevaba al palacio, te llevará al castillo. La muralla es impresionante y puedes recorrerla de torre en torre. También se pueden visitar las excavaciones que se han hecho para averiguar la historia del castillo. Pero si te soy sincera, este imprescindible es un poco caro para lo que quizá uno espera.

  • Palacio de Monserrate:

Algo alejado del resto de atractivos de Sintra, se encuentra el Palacio de Monserrate pero no te preocupes que el bus 435 te deja al lado. Sube la calle no peatonal (Volta Duche) frente al Palacio Nacional hasta que veas las paradas.

Sobre la primera gran ladera de césped de Portugal, ahí está este palacio. Le rodean rosaledas, el Jardín de Méjico con cáctus de todo tipo o el Jardín Japonés, donde puedes sentarte un rato a escuchar el agua de las cascadas caer.

Palacio de Monserrate

Palacio de Monserrate

El interior del palacio, también visitable, es increíble. Sólo el pasillo central es una obra de arte. La entrada es independiente a las otras y se paga a parte (8€).

A mi me gustó especialmente por lo solitario y bonito que se le ve ahí arriba, además es un lugar muy tranquilo donde disfrutar de un poco de tranquilidad.

¿Ya estás motivado para ir a Sintra? Si necesitas convencerte un poco más no te pierdas ‘Sintra al completo‘.

Tags : CulturaimprescindiblesPatrimonioPortugalviajar

Deja tu comentario

Los datos de tu correo electrónico no serán publicados